Ser escort, la profesión de moda en Barcelona

barcelona-959074_960_720

Des del otro lado del charco nos llegan noticias interesantes, como por ejemplo el hecho de que ser escort (dama de compañía) se está convirtiendo en una profesión de moda. La crisis que sume al país y la posibilidad de ganar dinero de una forma fácil están haciendo que cada vez haya más personas interesadas en ello. Si viajáis a la ciudad condal, pues, que no os extrañe: escorts (barcelona) están en auge y parece que la cosa va a más. Pero, ¿por qué? ¿Qué tiene esta profesión que no tengan otras?

Ser escort en Barcelona: negocio seguro

No nos engañemos: Barcelona es, ahora mismo, una de las ciudades que más renombre tienen a nivel mundial. Se hacen grandes eventos, sí, pero también hay que contar con otros factores, como por ejemplo el hecho de que sea una ciudad muy bien comunicada y muy bien situada, su gran clima mediterráneo en donde nunca hace demasiado frío ni demasiado calor, un ambiente multicultural en donde puedes encontrar gente de todos los países, culturas y religiones, una comida que hace las delicias a cualquiera y, además, uno de los equipos de futbol más importantes del planeta.

Solo de pensar con toda la gente que se siente atraída como mínimo por uno de estos factores, ya nos podemos imaginar que se trata de muchísima gente. De todos ellos, un alto porcentaje de personas (mayormente hombres) vienen solos, por lo que no es de extrañar que para hacer si estancia un poco más agradable contraten a alguna chica para pasar un buen rato y para conocer la ciudad desde otro punto de vista.

Además también hay muchos eventos a los que no gusta ir solo. Con una escort el problema se termina, ya que normalmente se trata de chicas que tienen cultura y estudios, con las que se puede hablar de muchas cosas y que además tienen una belleza excepcional. ¿Por qué razón no deberíamos aprovecharnos de ello? Pues eso mismo piensan los directivos y empresarios que vienen de visita de negocios a nuestro país.

El precio de estudiar

Otra razón, no menos importante, es el hecho de lo encarecidos que están los estudios universitarios. Casi todas las carreras tienen unos precios de matriculación muy elevados, cosa que dificulta que se pueda acceder a ellos. Son muchos los jóvenes que se ponen a trabajar para pagar su sueño, pero quien opta por prostituirse sabe que ganará mucho más dinero. Además, los horarios son mucho más flexibles que los de cualquier otro trabajo, por lo que si se compara con ello, se sale ganando por mucho.

Las contraprestaciones ya las sabemos de sobras: la seguridad personal que te da un trabajo “normal” aquí no la podrás encontrar. Estás más expuesta a peligros que en otros tipos de trabajos no te encontrarías. Pero bueno, aquí yace ya el sentido común de cada persona. Se tiene que tener mucho ojo para tomar las precauciones necesarias (sexuales y personales) y saber que hay unos riesgos que se pueden asumir y otros que más vale que no. ¡La seguridad es lo más importante y nada justifica que se pase miedo o peligro!

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>