Las mujeres maduras no se aburren

mujer madura

Cuando una mujer llega a determinada edad, debe buscar maneras de mantenerse activa. Antiguamente (y no hace falta ir muy lejos: digamos que hace un par de décadas) las mujeres de nuestro país tenían un papel muy poco activo y se pasaban la mayoría de las horas haciendo labores del hogar en casa. Hoy encontramos fácilmente a mujeres saliendo de fiesta y bailando, maduras follando con jovencitos y otras jugando papeles muy importantes en la sociedad actual. Sin ir más lejos, la nueva alcaldesa de Madrid pasa de los 70 años y no por eso se siente menos activa a nivel político.

Las maduras siguen follando cuando quieren

Dicen que una mujer llega a su pleno sexual a partir de los cuarenta. No es de extrañar, pues, que alcanzada cierta edad se sientan aún con más ganas de hacerlo. Se sienten plenamente activas y gozando de una buena experiencia la mayoría de ellas.
Aquí el problema lo encontramos con el buscar con quien pueden hacerlo. Está claro que si bien las mujeres llegan bien –sexualmente hablando- a determinadas edades, los hombres lo tienen un poco más difícil. El cuerpo no les responde tan bien como antes y en la mayoría de ocasiones no pueden seguir a su pareja al ritmo que quisieran.

Los jovencitos se animan

Este problema comentado en el anterior apartado es de fácil arreglo si tenemos en cuenta la cantidad, cada vez más grande, de jóvenes que quieren probar la experiencia de estar con mujeres que son mayores que ellos. Las principales ventajas de esta elección son varias, pero la principal es el hecho de que estar con una mujer madura les aporta un grado de experiencia sexual que no podrían vivir si solo lo hicieran con chicas de su edad.

También es el hecho de hacer cosas nuevas y vivir nuevas situaciones. Los hombres tienen un proceso de maduración más lento y si buscan sus primeras relaciones en mujeres que les sobrepasan en edad se consigue que aprendan más rápido las buenas técnicas sexuales que podrán aplicar a lo largo de su vida y sorprender así a cuantas chicas caigan en sus manos.

¿Quién no ha visto El Graduado? Todo el mundo recuerda aquella película protagonizada por un joven Dustin Hoffan en donde se explica la relación entre un estudiante y una mujer madura. Aquí os dejamos con una de las escenas más conocidas:

Mrs. Robinson, you’re trying to seduce me. Aren’t you?

En conclusión, las mujeres no tienen porqué aburrirse cuando llegan a determinada edad. Las opciones son muchas y pueden hacer de todo (¿alguna vez os habéis fijado en las estadísticas de mujeres adultas que se matriculan a la universidad o llenan las actividades de los centros cívicos?) Pero sobre todo en terreno sexual no tienen porqué pararse, porque hay muchas opciones y mientras haya salud hay alegría, dicen!

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>